Acaba el verano y poco a poco vamos cambiando algunos hábitos. También es el momento de renovar algunos elementos de nuestro hogar como es la ropa de cama, adaptando la cama a las nuevas temperaturas, para lo que tendrás que tener unas buenas sábanas de invierno y un edredón que te garantice el confort necesario para un descanso perfecto. Si estás pensando en comprar sábanas de invierno, este post es perfecto para ti. Te vamos a contar las distintas opciones de que dispones y te vamos a dar algunos consejos con los que acertarás seguro en tu compra.

Pocas cosas hay tan desagradables en invierno como la sensación de meterse en una cama helada y esperar hasta que muy poco a poco vaya calentándose ayudada de nuestro propio calor corporal. Este efecto denominado “cama helada” es bastante común en aquellos casos en los que se pasa todo el año con el mismo tipo de sábanas, que son generalmente sábanas de verano, ideales para el periodo estival pero que no resultan adecuadas con la llegada del frío.

Si quieres evitar esa desagradable sensación, no tienes más que comprar unas buenas sábanas de invierno. Lo primero que debes tener muy claro es que tipos de sábanas de invierno existen, así como sus principales propiedades, con el objetivo de elegir la que más se adapte a tus gustos y necesidades. Los tres tipos de sábanas de invierno más comunes y a la vez los más populares son: las sábanas de franela, las sábanas de coralina y las sábanas de pirineo.

Las sábanas de franela son con diferencia las más utilizadas desde hace ya años y son muy comunes en las regiones más frías dado su gran poder calorífico. El material con el que están fabricadas es el algodón, pero es el proceso de “perchado” llevado a cabo durante su fabricación el que consigue esa textura tan suave que tanto nos gusta de las sábanas de franela. Su principal inconveniente es que al ser algodón, cuando las lavamos el tiempo de secado es mucho mayor que en el caso de una sábana convencional, y más teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas que pueden darse en invierno de frío y lluvia.

Un tipo de sábanas de invierno que está adquiriendo gran popularidad son las sábanas de pirineo, fabricadas con tejido polar, lo que las hace ideales para los días más fríos. Su principal diferencia es el material con el que están fabricadas, siendo principalmente el poliéster. A diferencia de la franela, las sábanas de pirineo secan con mayor facilidad.

El último tipo a destacar son las sábanas de coralina. Poco a poco se están haciendo con una mayor cuota de mercado, siendo la preferida cada día por más personas. Están fabricadas con microfibra de poliéster, lo que le da una suavidad única. Además, a pesar de ser un tejido muy grueso, son muy ligeras y confortables, aislándonos perfectamente del frío y de la humedad.

Como hemos comentado antes, hay personas que prefieren utilizar las mismas sábanas todo el año. Esto solo puede ser razonable en zonas cálidas o templadas sin grandes oscilaciones térmicas a lo largo del año. Si te decides por esta opción, te recomendamos que uses sábanas de tergal o algodón.

Unos últimos consejos acerca del cuidado de tus sábanas de invierno. Recuerda que siempre es conveniente lavarlas antes del primer uso, y que es conveniente hacerlo por separado, ya que pueden soltar “pelillos”. Y si usas secadora ten en cuenta que debes seleccionar un programa de secado suave, ya que un exceso de calor puede favorecer su deterioro.

Como ves elegir unas buenas sábanas de invierno no es nada complicado si sigues nuestros consejos. Te recomendamos visites las sábanas de invierno que tenemos en nuestra tienda, dónde podrás encontrar sólo sábanas de invierno de gran calidad y perfectas para para todo tipo de necesidades. Y si quieres conocer cuales son las mejores sábanas para cada época del año, no dejes de leer nuestro otro post sobre la mejor ropa de cama para cada época del año.