A todas nos gustaría tener un vientre plano, una cintura de avispa y unos glúteos bien firmes. Pero no siempre es así. La genética debe ayudar y además requiere de un sacrificio importante, tanto en la alimentación como a la hora de hacer ejercicio. Para todas aquellas que no llegamos a lo que nos gustaría tenemos una prenda “mágica”. Se trata de las fajas reductoras, perfectas para lucir radiantes y ocultar esos kilos de más que pueden resultar tan antiestéticos.

En el mercado podemos encontrar un gran número de fajas reductoras, con distintos efectos sobre nuestro cuerpo: para resaltar tus curvas, para reducir zonas especialmente voluminosas o incluso para controlar tu figura en general.

Muchas veces utilizamos este tipo de prendas de compresión sin conocer claramente cual es su efecto. La faja lo que hace es comprimir los tejidos, produciendo un aumento del calor y dilatando los vasos sanguíneos y linfáticos existentes, dando lugar a una pérdida de líquidos. Unos líquidos que son los causantes de la tan temida celulitis.

Generalmente podemos encontrar fajas reductoras con tres niveles distintos de compresión: las fajas de compresión suave (perfectas para uso diario ya que su control es moderado y por lo tanto son muy cómodas de usar), las fajas de compresión media (con un nivel de compresión más intenso que el anterior, por lo que su uso debe ser mucho más restringido) y por último las fajas de compresión fuerte (con un efecto bastante intenso, por lo que deben ser utilizadas solo en ocasiones especiales en las que queremos lucir radiantes).

Un tipo de faja y braguita reductora muy empleada es la diseñada especialmente para después del parto, y es que se trata de una prenda perfecta para moldear y recuperar tu silueta en un menor tiempo tras dar a luz, además de aliviar ciertas molestias y dolores tanto en espalda como en cadera (lo que hace es ayudar a que los órganos y músculos que han podido sufrir algún desplazamiento durante el embarazo vuelvan a su posición original lo antes posible.

Otro tipo de prenda que está en auge es la faja body. Se trata de una prenda que suaviza la silueta desde el pecho hasta la cadera, produciendo un efecto espectacular, dando lugar a un mayor control en el abdomen, la espalda y la cintura.

Especialmente popular ha sido la braga faja, que ayuda a controlar la silueta en abdomen y glúteos. Al ser una prenda muy ligera, no resulta nada incómoda de llevar. Ideal incluso para tu día a día.

Aparte del caso antes reseñado de la faja post-parto, hay otras fajas especialmente diseñadas para utilizar después de algún tipo de operación. Son las denominadas fajas post-quirúrgicas. Al comprimir tejidos sometidos quirúrgicamente, favorecen la cicatrización, adhiriéndolos en un menor tiempo y reabsorbiendo los líquidos inflamatorios típicos tras una operación. Como puedes comprobar, las fajas no son sólo una prenda ideal desde el punto de vista estético, si no que también pueden ser de gran ayuda para nuestra salud.

Si quieres mejorar tu figura de una manera fácil y rápida, tu mejor opción es utilizar una de las muchas bragas y fajas reductoras existentes y que le darán un nuevo y espectacular aspecto a tu silueta. Sin mayores complicaciones. No dudes en visitar la gran oferta de fajas reductoras que tenemos en nuestra tienda online.